Publicaciones

    Bienes Raíces

    Aclarando dudas sobre la «Exclusividad Inmobiliaria»

    Un tema polémico al momento de vender o alquilar una propiedad a través de una agencia inmobiliaria consiste en otorgar o no el inmueble en exclusividad. Mientras algunos dicen que lo mejor es no otorgar la exclusiva para tener más opciones de promover la propiedad, los especialistas aseguran que no tenerla limita la promoción en medios especializados, donde se invierte en publicidad, marketing y lo más importante una diferenciación en el entusiasmo y desempeño de los corredores cuando se trata de una propiedad exclusiva.

    Aunque las dos alternativas son viables, es importante analizar los pros y contras de ambas para tomar la más conveniente.

    ¿Qué es una exclusiva inmobiliaria?

    Consiste en poner a la venta o alquiler un inmueble a través de sólo una agencia inmobiliaria, quien será la única autorizada para promover la operación a través de todos los medios pertinentes.

    A través de un contrato se estipula la exclusiva de una propiedad. Este documento debe contener el precio del inmueble, la comisión que se cobrará al momento de la venta o alquiler y el plazo de la exclusividad (generalmente seis meses).

    Durante ese período, el inmueble es promovido a través de los recursos y medios que cada empresa o asesor disponga. Es importante aclarar que estos inmuebles se comparten con otros corredores, a fin de tener apoyo en la promoción y colocarla lo más rápido posible. En este caso ambas empresas llegan a un acuerdo para compartir la comisión que se cobra al propietario.

    En un esquema de exclusiva, se tiene la ventaja que se pre-califica a los clientes potenciales con un interés real sobre la propiedad, de esta manera se saca el mayor provecho al tiempo, tanto para el vendedor como para el propietario. Si pasado el tiempo establecido no se ha realizado la venta, el cliente puede cancelar el servicio sin pagar ninguna comisión.

    “Una propiedad, distintos vendedores.”

    El otro lado de la moneda es la no exclusiva, que consiste en poner en venta o alquiler una propiedad y dársela a más de una empresa o corredor, pero sin que exista ningún compromiso de tiempo firmado.

    En este esquema el corredor inmobiliario toma la propiedad como una propiedad más en su inventario, pero a diferencia de la exclusiva, no se ofrece estudio de mercado, análisis del área y su inversión en marketing y promoción es mucho más limitado.

    En este caso las recomendaciones son:

    • Asegurarse que las diversas agencias que están promoviendo la propiedad ofrezcan la misma información. En este renglón es común que den precios distintos, lo que genera desconfianza en el comprador.
    • Revisar todas las publicaciones de la propiedad, calidad de fotos que validen la realidad actual del inmueble.

    • Realizar un avaluó para fijar el precio adecuado de tu propiedad.

    • Estar consciente que la no exclusiva de una propiedad logra un acceso incontrolado de agentes no idóneos, terceras personas en la transacción y visitas de clientes de forma improvisada y espontánea, sin lograr un “feedback” real, específico y determinado de los movimientos sobre la propiedad, dando pie a que agentes inmobiliarios poco serios se beneficien de esta situación.

    El precio justo es la clave

    La venta o alquiler de una propiedad depende en gran medida de que se fije el precio correcto y quien mejor que los profesionales del sector inmobiliario para apoyarte en este tema.

    Cuando contratas la exclusividad, el corredor inmobiliario está comprometido a proporcionar un estudio completo de precios del área, hacer una comparación de la propiedad contra el resto de las propiedades disponibles de la misma zona, hacer recomendaciones para adecuar la propiedad para la venta o alquiler, ajustándose al presupuesto individual para su pronta venta y fijar juntos el precio de venta o alquiler.

    En el caso de la no exclusividad, los agentes toman el precio que estipuló el propietario -quien generalmente fija el precio en base al valor sentimental-, sin el estudio previo y análisis inmobiliario actualizado. Con seguridad una propiedad en el precio correcto se vende mucho más rápido que una propiedad fuera de precio, en este caso lo más recomendable es hacerle un Avaluó a la propiedad de manera que tengamos un precio respaldado y correcto de mercado.

    Poner a la venta una propiedad es sencillo, pero venderla requiere estrategias claras y trabajo de promoción constante. Por ello lo más recomendable y factible es dar en exclusividad nuestras propiedades, con la confianza que están en manos expertas quienes cuentan con las herramientas, actitud y conocimiento necesario para que esta experiencia inmobiliaria sea de lo efectiva y placentera.

     

    Leave a comment

    Your email address will not be published.